Cuidado con las amalgamas: estudios recientes advierten sobre su peligro

Cuidado con las amalgamas: estudios recientes advierten sobre su peligro

Cuidado con las amalgamas: estudios recientes advierten sobre su peligro

Estudios recientes han indicado que los metales presentes en las amalgamas dentales podrían estar poniendo en peligro la vida de quienes la poseen, por sus propiedades altamente tóxicas.

Y es que las amalgamas dentales, están compuestas de mercurio principalmente, el cual es un metal pesado; se ha estimado que los empastes dentales están compuestos por un 50% de mercurio.

Debido a que este empaste a base de metales pesados es muy barato y de larga duración, es usado tradicionalmente para cubrir defectos en los dientes.

Sin embargo, al tenerlo por un lapso de tiempo prolongado, podría convertirse en un intoxicante muy peligroso.

La razón es que el cuerpo comienza a absorberlo cada vez que se mezcla con los alimentos al masticarlo e ingerirlo. Es por ello que los niveles de mercurio aumentan en la sangre en mayor grado.

¿Cómo llega el mercurio a la sangre? ¿Por qué es toxico?

La saliva absorbe los iones de mercurio, y posteriormente estos son transportados hasta el sistema digestivo para finalmente desplazarse a través de la sangre. Debemos recordar que nuestro hígado es el responsable por filtrar las toxinas en la sangre.

Así, una vez que se encuentran estas toxinas en órganos como el hígado, los riñones, la bilis y el corazón, se acumulan creando consecuencias altamente nocivas para nuestra salud.

Cuando se desprenden pequeñas partes del empaste dental, estas también se pueden acumular en el intestino, donde se transforma en mercurio metílico, el cual es mucho más venenoso.

Una vez llega el mercurio a los órganos y a la sangre puedes desencadenar problemas como los siguientes:

  • Problemas en la memoria.
  • Depresión.
  • Cansancio crónico.
  • Dolores de cabeza.
  • Resistencia a antibióticos.
  • Manos y pies fríos.
  • Cáncer.
  • Sabor metálico en la boca.
  • Enfermedades del intestino.
  • Enfermedades del estómago.
  • Colesterol alto.
  • Entre otras.

Si eres una persona que ha hecho uso de las amalgamas dentales para cubrir imperfecciones en tus dientes, es posible que lentamente estés siendo afectado por los efectos que genera el mercurio.

Se dice que las personas que poseen hasta 8 o 10 empastes de este metal, pueden tener una mayor medida de mercurio en la sangre que las que emiten las fábricas que utilizan este metal para procesar sus mecanismos industriales.

En este sentido, el mercurio está contraindicado por los especialistas, sin embargo, hasta ahora, los odontólogos no dejan de emplear este tipo de empastes dentales, existiendo muchas otras alternativas.

¿Existen otras vías por las cuales puede haber intoxicación por mercurio?

El mercurio no solo puede llegar a nuestro organismo a través de estas amalgamas, sino también a través del consumo de pescados, los cuales, al ser contaminados en los mares aledaños a las industrias que procesan el mercurio, permiten que al ingerirlos nuestro organismo se vea invadido por múltiples metales pesados, como el mercurio.

Otra vía es el agua “potable”, ya que si no es purificada al 100% podría contener partículas de mercurio u otros metales tóxicos que ingresarán a nuestro cuerpo una vez la hemos ingerido.

El uso de pesticidas también es un compuesto que contiene sustancias tóxicas y que están presentes en muchos alimentos mal procesados y que provienen del mar, como los pescados.

Actualmente, el mercurio también está presente en objetos de uso común como los termómetros, pilas, móviles, computadoras, accesorios cosméticos, pinturas, tensiómetros, y otros; por lo que en muchos países han comenzado a retirar estos, reemplazándolos por otros objetos con distintos compuestos para su utilización.

¿Cómo puedes deshacerte de las amalgamas dentales y cómo desintoxicarte del mercurio?

Si deseas retirar las amalgamas de tu boca, debes asegurarte de hacerlo correctamente. Acude a un odontólogo que tenga conocimiento en cómo reemplazar estos por resinas más seguras para tu salud.

Es recomendable que antes, durante y después de retirarlos, consumas suplementos alimenticios adecuados para que poco a poco tu cuerpo pueda deshacerse de estas toxinas.

Así, puedes comenzar por consumir probióticos y antifúngicos naturales en bajas dosis. Algunos anti fúngicos naturales son: el ácido caprílico, el extracto de semilla de pomelo, el jengibre, y el ajo.

Fuentes consultadas: Lineaysalud, tratamientocandidiasis.

También puedes encontrarnos en FacebookTwitter y LinkedIn

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.