La Candidiasis: ¿Qué es y por qué es tan importante combatirla?

La Candidiasis: ¿Qué es y por qué es tan importante combatirla?

La Candidiasis: ¿Qué es y por qué es tan importante combatirla?

Uno de los requisitos imprescindibles para gozar de una buena salud libre de hongos y bacterias, es mantener buenos hábitos de higiene. Es por esta razón que vamos a hablarte de la candidiasis, una enfermedad a la que todos estamos expuestos si descuidamos nuestra limpieza y nuestra salud.

¿Qué es la candidiasis?

La candidiasis es una enfermedad infecciosa ocasionada por el tipo de hongo de la “Cándida Albicans”, el cual reside principalmente en la mucosa intestinal, urovaginal y en la mucosa bucal.

Esta enfermedad es tan recurrente, que según algunos estudios indican que el 75% de las mujeres pueden padecerla a lo largo de su vida.

Específicamente, la candidiasis afecta diferentes zonas del cuerpo, como las uñas, la boca, la piel y sus dobleces, y el sistema digestivo, la vejiga y los genitales masculinos y femeninos. Además, también puede atacar a las válvulas cardiacas.

¿Quiénes pueden padecer de esta enfermedad infecciosa?

La candidiasis es principalmente contraída por personas que se encuentran inmunológicamente deprimidas. Esto significa una baja capacidad del organismo para enfrentarse a la presencia de bacterias, virus y hongos en el cuerpo.

Aunque la cándida habite en algunas zonas del cuerpo naturalmente, y nuestro cuerpo pueda convivir con ella sin problemas, cuando el organismo se encuentra en un nivel inmunológico bajo, estos hongos se proliferan por todo el cuerpo llegando a causar muchas enfermedades crónicas.

Y es que la cándida puede estar presente en una persona sana y que mantenga un régimen estricto de higiene, sin embargo, cuando las defensas se debilitan, es cuando las bacterias y hongos tienen la oportunidad de afectar al cuerpo en mayor medida.

Por lo tanto, las personas que padecen de sida, diabetes, cáncer, o las mujeres embarazadas pueden verse expuestas fácilmente a la candidiasis.

No obstante, aunque el hongo habita en las mucosas bucales o en la vagina, no siempre están presentes en ambas al mismo tiempo.

En las mucosas vaginales es donde mayor incidencia tiene la candidiasis, siendo así que muchas mujeres tiendan a verse más afectadas por este hongo en algún momento de su vida, mucho más que en los hombres.

¿Cuáles son los tipos de candidiasis?

Como mencionamos anteriormente, la candidiasis puede afectar a las uñas, el pene, la vagina, la mucosa bucal, la vejiga y los intestinos. Así, de acuerdo a su localización la candidiasis puede ser de varios tipos.

Candidiasis en el órgano genital masculino

La presencia de este hongo a un nivel crónico no es muy frecuente en los hombres. Sin embargo, puede aparecer cuando el pene no posee un cuidado higiénico adecuado.

Así, los síntomas de la candidiasis en esta zona se caracterizan por la aparición de un enrojecimiento, dolor en el glande, e hinchazón. Además, produce mucho ardor durante o después del acto sexual.

Una de sus señales más frecuentes es la aparición de unas pequeñas placas de color blanco. Al igual que la candidiasis en la vagina, este puede curarse con cremas antimicóticas o por vía oral.

Candidiasis vaginal o en el órgano genital femenino

Cuando la mujer alcanza una edad fértil o está por encima de los 25 años de edad, es cuando esta enfermedad puede comenzar a hacer su aparición. Y es que difícilmente, el sexo femenino puede verse libre de esta infección vaginal.

Uno de sus síntomas es la aparición de un flujo vaginal constante y en mayor grado de color blanco sin color ni olor, además, la vagina presenta ardor y un picor intenso. En algunas ocasiones la candidiasis es causada por la alteración del PH vaginal.

Para atacar la candidiasis los médicos recetan antimicóticos orales como el fluconazol en una dosis única a la semana. Cuando la infección persiste el tratamiento puede llevar algunas semanas.

Candidiasis del esófago

candidiasis en el esofago

La candidiasis del esófago ocurre debido a una baja en el sistema inmunológico severo. Uno de sus síntomas más destacados es el dolor al tragar alimentos.

Además, es recurrente el dolor en el pecho. Esta infección sucede principalmente en pacientes con VIH, quienes deben seguir un tratamiento de 21 días con fluconazol.

Candidiasis en la mucosa bucal

Al igual que la candidiasis esofágica, la candidiasis bucal es causada por alteraciones en el sistema inmunológico. Algunos causantes comunes son otras enfermedades como la diabetes, cáncer o también por el uso de prótesis dentales.

Al igual que la candidiasis vaginal esta secreta pequeñas placas blancas de aspecto cremoso dentro de las paredes de la mejillas y en el paladar. También hay incidencia de ardor, y bajo sentido del gusto, además, los pacientes sienten como si tuvieran algodón en la boca.

Esta infección se trata con frecuentes enjuagues bucales con fluconazol.

¿Cómo puedo prevenir la candidiasis?

consumo de probioticos para la candidiasis

Como mencionamos en líneas anteriores, la candidiasis es recurrente cuando existe una alteración del sistema inmunológico, esto quiere decir que al bajar nuestras “defensas”, somos más propensos a que estos hongos nos invadan.

En este sentido, mantener una alimentación adecuada, y además, incluir dentro de ella alimentos como los arándanos o probióticos como el yogur, los cuales han demostrado ser excelentes estimulantes del sistema inmunológico y un agente regulador de las bacterias y hongos presentes en nuestro organismo.

Igualmente, al incluir alimentos ricos en vitaminas A, C y E y otros nutrientes como el Zinc y el Selenio, estaremos contribuyendo al fortalecimiento del sistema inmune.

Por otro lado, la higiene es vital si se quiere mantener alejada a la cándida. Así, después de darte un baño, seca bien tu piel, y luego de cepillar tus dientes, enjuagar tus dientes con flúor oral.

En las mujeres, es recomendable usar ropa interior de algodón para evitar posibles irritaciones en esta zona intima, y además, no usar ropa interior ni pantalones muy ajustados que permitan la invasión de estos hongos y bacterias.

También te puede interesar: El dengue: infografía, causas, consecuencias y prevención.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.