La importancia de la prevención en el cáncer de próstata

La importancia de la prevención en el cáncer de próstata

Durante los últimos años la tasa de cáncer de próstata en Perú se ha visto incrementada notablemente, tal es así que se ha pasado de registrar unos 5.300 casos anuales en 2012 a sobrepasar los 7.500 nuevos casos en 2018, situándose así como el tipo de cáncer con mayor incidencia y mortalidad del país, causa más de 2.700 muertes al año. Debido a esta problemática, es primordial que los profesionales del sector amplíen y profundicen sus conocimientos con cursos de medicina especializados en esta enfermedad.

Aunque actualmente los investigadores aún no han logrado descifrar las causas exactas de la aparición de este tipo de cáncer en el cuerpo humano, a raíz de las observaciones epidemiológicas se extraen tres factores principales que causan esta enfermedad: factores genéticos, hormonales y ambientales.

A pesar de que existen indicios que relacionan a los factores genéticos como una de las causas del cáncer de próstata, se vuelve complicado distinguir estos factores de los ambientales. Sin embargo, diversos estudios han demostrado que existe un gen específico que aumenta la probabilidad de desarrollar esta enfermedad.

La frecuenta asociación de este tipo de cáncer con áreas de atrofia prostática esclerótica, el hecho de que el cáncer de próstata no aparece en los eunucos o que puede ser inducido en ratas mediante la administración crónica hormonas femeninas y masculinas (estrógenos y andrógenos) concluye que existen multitud de factores hormonales a tener en cuenta en el desarrollo de este cáncer.

En este sentido, también está científicamente comprobado que, con el tiempo, aquellas personas que emigran desde regiones con baja incidencia de este tipo de cáncer a aquellas que tienen un porcentaje mayor de incidencia, adoptan una incidencia intermedia. De este modo, también se identifican como causas ambientales las dietas altas en grasas animales, la exposición continuada al humo de los automóviles o la polución del aire.

La constante investigación del sector, que tiene por objetivo descifrar los factores de riesgo de esta enfermedad, hace que también en el ámbito formativo se apueste por desarrollar cursos de urología especializados en realizar avances en el diagnóstico, tratamiento y seguimiento del cáncer de próstata.

Síntomas, tipos y diagnóstico

Debido a que la enfermedad avanza lentamente, los síntomas pueden tardar bastante tiempo en manifestarse.  Cuando el tumor está limitado a la próstata normalmente los síntomas pueden manifestarse como obstrucciones leves, incontinencia urinaria, disminución o interrupción del flujo de la orina o la sensación de escozor durante la micción, entre otras. Cuando el tumor avanza se acompaña de síntomas más patentes como sangre en la orina, signos de infección o dolor frecuente en la región lumbar y dificultades en las relaciones sexuales. En tumores avanzados florecen síntomas evidentes como hinchazón de piernas, dolores óseos, debilidad o pérdida de fuerza en las piernas, insuficiencia renal, pérdida de peso o anemia.

El cáncer de próstata se presenta, en su mayoría de casos, en el tejido glandular, lo que se denomina adenocarcinomas. Solo un mínimo porcentaje aparece en las células pequeñas de la próstata, lo que se llama cáncer neuroendocrino. Este tumor puede crecer de tres formas: Crecimiento local, que se produce por la invasión de la cápsula prostática, después el tumor puede romperla y seguir invadiendo tejidos. Diseminación linfática, que aumenta la probabilidad de afectación ganglionar o diseminación hematógena, a través de los vasos sanguíneos.

A pesar de que esta enfermedad presenta, en su inicio, síntomas poco identificables y avanza muy lentamente, se puede detectar mediante un palpamiento en la zona o un análisis de sangre especial incluso antes de que los síntomas se presenten. Tras detectar un posible síntoma que evidencie esta enfermedad, se procederá a realizar las siguientes pruebas: examen rectal digital, análisis de sangre, examen de orina, ecografía transrectal y biopsia de próstata.

La importancia de la prevención

Puesto que las causas de esta enfermedad pueden tardar años en aparecer, es fundamental impulsar que aquellas personas que detecten algún síntoma o que tengan mayor probabilidad de contraer la enfermedad se sometan a exámenes médicos frecuentemente. Cabe destacar, que el cáncer de próstata normalmente se presenta en hombres de avanzada edad, lo que hace prioritario repetir los exámenes médicos con periodicidad a medida que se envejece.

Aunque no está científicamente demostrada la relación entre el consumo de determinados elementos y la reducción del riesgo de sufrir cáncer de próstata, los licopenos, sustancias antioxidantes presentes en los tomates y las sandías o las isoflavonas que se encuentran en la soja han sido objeto de estudio en la prevención de este tipo de cáncer, sin embargo, sus resultados no han sido del todo concluyentes. En este sentido, seguir una dieta equilibrada también es una buena medida de prevención contra esta enfermedad. Mantener un consumo de lácteos moderado, no abusar de las carnes rojas e incorporar la dieta alimentos como judías, repollo, coliflor y pescado podría asociarse a un menos riesgo de padecer este cáncer. De este modo, también es primordial adoptar hábitos saludables como realizar ejercicio físico regularmente o abandonar el tabaquismo.

Check Also

Diferencia entre SOAT y seguro de automóvil

Diferencia entre SOAT y seguro de automóvil Como en otros países, Perú es uno de …

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.