Las bebidas azucaradas aumentan riesgo de sufrir diabetes

Las bebidas azucaradas aumentan riesgo de sufrir diabetes

Las bebidas azucaradas aumentan riesgo de sufrir diabetes

Nos encanta tomar gaseosas o refrescos con mucha azúcar, sin embargo, las bebidas azucaradas aumentan el riesgo de padecer sobrepeso y enfermedades como la diabetes.

El consumo de bebidas azucaradas está asociado significativamente al aumento de peso y la obesidad.

Te hablaremos de la importancia de consumir con moderación estas bebidas y cómo afectan nuestro cuerpo.

Bebidas azucaradas un detonante de la mala salud

Las bebidas azucaradas pueden hacernos resistentes a la insulina, corriendo el riesgo de padecer de diabetes tipo 2.

Esto se debe a que la hormona conocida como insulina es la que metaboliza el azúcar y la convierte en energía. Sin embargo, si consumimos más azúcar de la que podemos metabolizar aumenta el riesgo de sufrir diabetes tipo 2.

La resistencia a la insulina aparece cuando nuestro cuerpo no puede producir la cantidad necesaria de esa hormona para metabolizar todo el azúcar que ingerimos.

Además, el azúcar que no se metaboliza afecta el metabolismo de las grasas, por lo que éstas se alojan en nuestro abdomen y músculos. Aumentando también el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, por el cúmulo de grasas en nuestro cuerpo.

El efecto inmediato y más visible de la ingesta de bebidas azucaradas es el aumento de peso.

El aumento de peso es señal de una mala salud, y sobre todo está ligado a enfermedades como hiperinsulinismo, gota, diabetes, etc.

Las bebidas azucaradas y las gaseosas contienen más azúcar que la dosis diaria recomendada.

Por ejemplo, una lata de gaseosa contiene aproximadamente 30 gramos de azúcar, seis cucharadas. La dosis diaria recomendad para un niño es de 25 gramos de azúcar diaria. Y para un adulto 50 gramos de azúcar diaria.

Las posibilidades de padecer de diabetes tipo 2 aumentan con la ingesta de bebidas azucaradas.

Las bebidas azucaradas aumentan riesgo de sufrir diabetes

Tipos de diabetes

Existen varios tipos de diabetes: diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2.

Ambas enfermedades causan un aumento de la concentración de azúcar en sangre solo que sus causas son distintas.

Diabetes tipo 1

La diabetes tipo 1 surge cuando el páncreas no puede generar insulina, por lo tanto no puede metabolizar el azúcar que el cuerpo consume y transformarla en energía que necesita para llevar a cabo sus funciones.

Como consecuencia el azúcar en la sangre se concentra mucho, obteniendo una serie de efectos secundarios muy peligrosos.

Los pacientes que sufren de este tipo de diabetes, deben procurarse la insulina de forma externa. Es decir, deben inyectarse la hormona para que esta pueda realizar su función.

No se sabe exactamente por qué las personas padecen diabetes tipo 1. Los médicos no saben cuál es la causa de dicha enfermedad, pero la relacionan con un problema genético hereditario. Además, de tener otra condición para aparecer: una infección viral.

La diabetes tipo 1 no se puede prevenir. Ni los médicos pueden saber quién la desarrollará y quién no.

Diabetes tipo 2

En la diabetes tipo 2 el páncreas sí puede producir insulina, pero lo hace manera de deficiente y esta no puede funcionar bien. Por lo que el azúcar termina acumulándose en la sangre.

La diabetes tipo 2 también produce consecuencias graves en la salud.

En esta diabetes el páncreas puede llegar a producir una mayor cantidad de insulina para metabolizar el azúcar. Sin embargo, este esfuerzo sería innecesario y acabaría por agotar al páncreas.

El agotamiento del páncreas colabora a la aparición de tumores en él, a estos son conocidos como insulinomas.

Estos insulinomas producen insulina incluso cuando el azúcar en la sangre está baja, lo que reduce notablemente el azúcar sanguíneo (hipoglucemia).

La hipoglucemia leve puede producir cansancio, ansiedad y hambre. Pero la hipoglucemia grave causa convulsiones y hasta la muerte.

Las causas de la diabetes tipo 2 están ligadas a la ingesta desmedida de azúcar y el sobre peso.

Pues al consumir más azúcar de la que podemos metabolizar, el páncreas termina por perjudicarse no produciendo más insulina.

Las bebidas azucaradas aumentan riesgo de sufrir diabetes

Efectos y consecuencias de la diabetes tipo 2

La Organización Mundial de la Salud estima que la diabetes provoca 19 millones de muertes al año en diversos países.

Una mala alimentación y las bebidas azucaradas en conjunto aumentan el riesgo de diabetes tipo 2.

La diabetes tipo 2 puede tener como consecuencias cambios en el cuerpo como:

  • Sentirse todo el tiempo cansado, ya que el cuerpo no puede utilizar bien el azúcar como fuente de energía.
  • Orinar mucho, el organismo intenta eliminar el exceso de azúcar en sangre a través de la orina.
  • Tener mucha sed, el cuerpo para compensar todo lo que elimina al orinar, produce la sed por lo que aumenta la necesidad de beber líquidos.
  • La piel tiene cambios drásticos, puede tornarse más oscura y reseca.
  • El cuello puede tornase de color amarillento y no por suciedad.

Varios estudios llevados a cabo por la OMS sobre la dieta y la diabetes, demuestran que consumir tan solo dos latas de bebidas azucaradas a la semana incurre en un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Recomendaciones de los especialistas

Además del azúcar que consumimos diariamente en nuestros alimentos, las bebidas azucaradas solo añaden azúcar y calorías extras que nuestro cuerpo no necesita.

Cambiar los hábitos de consumo de este tipo de bebidas es necesario para prevenir todas estas enfermedades.

Un control de una dieta equilibrada y ejercicios serán la clave para no contraer estos males.

Come frutas y toma zumos naturales para proveer a tu cuerpo del azúcar que necesita.

Educar a las personas es el primer paso para reducir su consumo. Pues las bebidas azucaradas contienen azúcares libres innecesarios para nuestro cuerpo.

Reemplazar las bebidas azucaradas por jugos naturales es mucho más saludable.

Consumir agua para mitigar la sed no trae riesgos para la salud, en lugar de tomar una gaseosa consume más agua.

Evita edulcorantes a base de fructosa. La fructosa inhibe la producción de leptina e insulina, hormonas necesarias para regular el azúcar en la sangre.

Además, el alto consumo de fructosa es precedente de la resistencia a la insulina, también favorece el desarrollo de hígado graso y la diabetes tipo 2.

Las bebidas azucaradas aumentan riesgo de sufrir diabetes

Conoce otros alimentos que ponen en riesgo tu salud en: Muerte lenta: 7 consecuencias peligrosas por consumir comida chatarra.

Check Also

La importancia de la prevención en el cáncer de próstata

La importancia de la prevención en el cáncer de próstata Durante los últimos años la …

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.